Delegación General "Padre Luis Variara" Ecuador
TuWeb
Delegación General "Padre Luis Variara" Ecuador
Presencias en el Ecuador
Beato Luis Variara
FORMACIÓN
Qué hacemos?
Misiones
 
Delegación General "Padre Luis Variara" Ecuador

¿QUIÉNES SOMOS?
Somos un Instituto Religioso fundado en Agua de Dios (Colombia) el 7 de Mayo de 1905 por el Beato Luis Variara, SDB.
Somos Religiosas que participando del Misterio de Cristo, estamos llamadas a prolongarlo con nuestro cariama específico Salesiano Victimal, mediante la vida consagrada en función de la evangelización.
Somos Religiosas, por consiguiente mujeres de oración, de una oración nueva y renovada, de imitación evangélica de Cristo.
Somos apóstoles, es decir misioneras, enviadas por doquier según el Espíritu del Instituto a cumplir la misión de revelar al mundo el sentido cristiano del dolor.
Tenemos como centro a Cristo Pastor, en su Misterio Pascual. Su sacrificio en la cruz nos incorpora a al esperanza y al gozo de su resurrección, que nos compromete a vivir radicalmente nuestra entrega de amor y reparación por la salvación de la humanidad.
Nuestro carisma se expresa en una oración de intimidad con Jesucristo, de contemplación de su Misterio Salvador y de abandono y confianza en la Divina Providencia. en una ofrenda expiatoria de la vida por la Iglesia y las necesidades y urgencias del Reino.

Foto
Foto
Foto

¿QUÉ HACEMOS?

Dios nos llama, nos consagra y nos envía, para participar en la misión de la Iglesia, con un carisma propio y una forma de vida específica.
El Carisma Salesiano Victimal se expresa concretamente en la opción por los pobres y la extensión del Reino. Fieles a nuestro Carisma e impulsadas por la vocación misionera del Padre Luis Variara, nos hacemos presentes en el mundo con nuestro testimonio de fe, esperanza y caridad, para servir a Cristo en la persona de los pobres, los enfermos, prioritariamente los de lepra, a los niños y a los jóvenes.
Nuestra acción evangelizadora, ue es presencia solícita entre los destinatarios, tiene una triple dimensión: Educativa, Vocacional y Misionera.
Para nosotras educar es motivar y acompañar el crecimiento integral de la persona y su compromiso en la creación de una sociedad basada en el amor, la justicia y la paz, como cosntrucción del Reino de Dios.
Desde los orígenes del Instituto, los niños y los jóvenes constituyen nuestra porción predilecta, en fidelidad a nuestra misión los acompañamos en el proceso formativo de su personalidad y crecimiento en la fe, que los lleva a la propia conversión y al compromiso evangélico con los pobres.
Nuestra presencia apostólica es para el enfermo revelación del sentido del dolor a la luz de Cristo Resucitado que nos lleva a: Encarnarnos en el mundo del enfermo prioritariamente el de lepra para compartir su propia realidad, ayudándolo a combatir las causas del sufrimiento y de la enfermedad.
acompañarlo en el proceso de maduración de su fe, para que asuma y supere con sentido evangélico su situación, la convierta en momento de salvación y medio por el cual participa activamente en el Plan Salvífico de Dios.

ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión